miércoles, 21 de julio de 2010

La ladrona de libros

En un principio, esta historia estaba pensada para el público juvenil, sin embargo; la hondura de su historia y las características de sus personajes agradan a los lectores independientemente de su edad.
Ambientada durante la Segunda Guerra Mundial, en un pueblo cercano a Munich, la novela narra la historia de una muchacha, Liesel, en unos años decisivos para su madurez: la relación con sus padres de acogida, con los amigos de su barrio (en especial, Rudy Steiner) y con un joven judío.
Por estas características puede parecer que se trata de otra obra al estilo de El niño con el pijama de rayas; pero no es así. Una de las grandes diferencias es que está basado en hechos reales que vivieron los familiares de Marcus Zusack.
En esta obra la narradora es la Muerte. Va tejiendo y destejiendo los hilos de la historia: los encuentros con la ladrona de libros, las separaciones de madres e hijos, la tragedia y la alegría, el amor y el odio, el sinsentido de la guerra, el sufrimiento de las personas bajo el peso de la palabra del Führer, los robos de manzanas para matar el hambre y, sobre todo, los robos de libros para saciar la sed de palabras.
Los personajes se vuelven entrañables y muy humanos. Liesel descubrirá el valor de las palabras para aliviar el dolor de las personas que la rodean, y serán los libros quienes la salven de la guerra y del sufrimiento. Junto a ella, destacan el padre, Hans, que se le presenta como a un hombre pegado a un acordeón, ligado también a una promesa; Rosa, la esposa de Hans, quien oculta tras su mal genio un enorme corazón y una gran fuerza; Rudy Steiner es el mejor amigo de la protagonista, se caracteriza por su jovialidad y vitalidad y, por último, Max, el púgil judio, quien representa la supervivencia.
Las relaciones que se establecen entre ellos se describen mediante hechos puntuales, numerosos juegos de palabras y metáforas.
Es cierto que este lenguaje puede confundir al lector. He de reconocer que por culpa de esto, cuando comencé a leerlo no me atraía y debía releer algunas páginas para saber qué contaba la Muerte. También es cierto que en las primeras páginas la Muerte se entretiene mezclando la historia del presente con el pasado y el futuro, de ahí que pueda resultar confuso.
Aun así, el ritmo rápido, la calidez de sus personajes y una historia de la guerra desde el punto de vista de los alemanes convierten a la Ladrona de libros en un libro trágico y tierno.

martes, 20 de julio de 2010

ENA LA NOVELA


Biografía novelada del personaje histórico Victoria Eugenia, esposa del rey Alfonso XIII y abuela de Don Juan Carlos I. Es una lectura amena, entretenida y ligera, totalmente aconsejable para los "adictos" a la novela histórica y a los lectores con curiosidad por la Historia contemporánea de España.
Narrada en primera persona sin caer en el vago formato del diario, la autora recrea con detalle una época; la que abarca desde finales del siglo XIX, durante el reinado de la reina Victoria de Inglaterra hasta la Guerra Civil Española, todo a través de los sentimientos estremecedores de una mujer prácticamente desconocida para la mayoría de los lectores y no tan lejana históricamente.
La novela se centra principalmente en los años de la infancia y la juventud de la futura reina, quizá esto sea una leve falta en el libro ya que te queda una sensación de desasosiego después de tantos sentimientos contenidos y conflictos políticos.
Debajo del título de reina de España descubrimos que se esconde una mujer que no fue nunca amada, ni por su familia, ni por su marido, ni por los españoles y ni siquiera por sus propios hijos y que llevó siempre una carga sobre ella, ser portadora de la enfermedad de la hemofilia.

jueves, 15 de julio de 2010

Y más preguntas


He visto que invitáis a leer libros en la entrada de retos, así que me he decidido a haceros directamente la pregunta:

¿Qué libro recomendáis para este verano?

miércoles, 7 de julio de 2010

Reseña El río de la luz

Emulando los pasos del minero frustado y aclamado escritor Jack London, Javier Reverte se lanza a recorrer el Gran Norte: desde los bosques poblados de los temibles grizzlies, navegando por las aguas heladas del Yukón hasta llegar a la costa abandonada de Saint Michael, donde London embarcó para regresar a su hogar. Sin embargo, Reverte continúa, atraviesa Canadá en ferrocarril, con memorables paradas como la de Niágara, embarca en un carguero mercante para cruzar el Atlántico Norte y, finalmente, regresa a Europa.
De esta experiencia surge un viaje emocionante, salpicado de apuntes históricos; conversaciones que refrescan las reflexiones solitarias y anécdotas curiosas, divertidas e incluso espeluznantes.
Varias reflexiones:
-El valor y la perseverancia que mostraron los hombres y mujeres para viajar al frío norte con el riesgo de perder la vida.
-La Naturaleza sigue siendo indomable, a pesar del avance del hombre; pues, siendo Alaska perteneciente a un país llamado civilizado, la violencia de sus parajes y ríos aún doblegan al ser humano. (Gracias a Dios, aún existen territorios por conquistar).
-Empaticé con los momentos en los que Javier Reverte contempla los lugares por donde pasó Jack London.
-Y, por último, no es ninguna tontería saber identificar un oso pardo (grizzly) de uno negro, y no sólo por su pelaje.
Por todo ello, en este periodo estival de olas de calor saharianas, te invito, habitante, a viajar al Gran Norte.


video

lunes, 5 de julio de 2010

Retos y más retos


Hay en la web retos de lectura, por ejemplo el que proponen en Mientras lees

http://mientras-lees.blogspot.com/2010/07/31-dias-31-libros-desafio-de-lectura.html

Leer durante 31 dias, 31 libros. Sí como has leído y como has pensado sería estar todo el día leyendo.
Yo por mi parte no puedo :( Aunque me encantaría.
Otro reto curioso es leer 50 libros en un año

http://community.livejournal.com/50libros/tag/!adminpost

Este es algo más factible, aunque por el camino que voy tampoco los leeré. Ahora llevo doce libros leídos; por lo menos si acaba el año y no he vuelto a leer más puedo decir que he leído un libro al mes, que comparado con el año pasado ya es bastante.

Y tú, ¿cuántos libros has leído?