lunes, 17 de octubre de 2016

La buena tierra

Título: La buena tierra
Autora: Pearl  S. Buck
Año: 2006
Edición: De Bolsillo

La buena tierra narra la historia de la familia de Wang Lung, desde que decide casarse con O-lan, una esclava de la gran casa de Hwang, hasta su senectud.

Mediante una prosa sencilla se va desgranando los papeles de cada miembro familiar (los ancianos, el primogénito, los tíos, las hijas y los hijos), el trabajo en la tierra, la pobreza por la sequía y la riqueza con los problemas que conlleva.

La historia está contada desde un narrador omnisciente, a través de él se descubre cómo el campesino humilde del principio se va transformando en un terrateniente rico y egoísta; un hombre cuyas necesidades cambian pero cuya prioridad siempre va a ser la tierra, aquella que solo trae paz.



Por esta presencia de la tierra, la convierte en un personaje importante, un personaje silencioso al que están todos atados de una forma o de otra. Es una tierra deseada y amada, pero dura y exigente para obtener frutos. 

Es curioso cómo ven la tierra los diferentes miembros de la familia de Wang, sobre todo los hijos...

Mano a mano con Wang Lung se nos muestra a O-lan. Es una mujer fuerte, capaz de mendigar, trabajar en las tierras aunque haya dado a luz, todo por su familia, con recursos para salir de la pobreza. Y a pesar de esa fuerza y ese valor que tiene, pesa en ella la sociedad y sus convencionalismos por ser mujer en la China prerrevolucionaria. Descrita como una mujer de facciones bastas y piel oscura por trabajar al sol, resulta la antítesis de Flor de loto, la concubina de Wang Lung, una mujer hermosa, demasiado delicada y bastante caprichosa. 

Se trata de la primera novela que compone la trilogía "La familia de Wang". Con ella ganó el Premio Pulitzer en 1932 y en 1938 el Nobel de Literatura.

En torno a esta obra hay una pequeña anécdota. Pearl S. Buck murió pensando que había perdido el manuscrito. Sin embargo, en 2007 se descubrió que una de las secretarias de la escritora debió cogerlo, puesto que la hija de la secretaria intentó venderlo junto con otros documentos a una casa de subastas en Filadelfia. Gracias a que esta casa llamó al FBI se pudo recuperar el manuscrito, valorado en 150.000 dólares, aproximadamente.

Noticia de la recuperación del manuscrito