miércoles, 7 de julio de 2010

Reseña El río de la luz

Emulando los pasos del minero frustado y aclamado escritor Jack London, Javier Reverte se lanza a recorrer el Gran Norte: desde los bosques poblados de los temibles grizzlies, navegando por las aguas heladas del Yukón hasta llegar a la costa abandonada de Saint Michael, donde London embarcó para regresar a su hogar. Sin embargo, Reverte continúa, atraviesa Canadá en ferrocarril, con memorables paradas como la de Niágara, embarca en un carguero mercante para cruzar el Atlántico Norte y, finalmente, regresa a Europa.
De esta experiencia surge un viaje emocionante, salpicado de apuntes históricos; conversaciones que refrescan las reflexiones solitarias y anécdotas curiosas, divertidas e incluso espeluznantes.
Varias reflexiones:
-El valor y la perseverancia que mostraron los hombres y mujeres para viajar al frío norte con el riesgo de perder la vida.
-La Naturaleza sigue siendo indomable, a pesar del avance del hombre; pues, siendo Alaska perteneciente a un país llamado civilizado, la violencia de sus parajes y ríos aún doblegan al ser humano. (Gracias a Dios, aún existen territorios por conquistar).
-Empaticé con los momentos en los que Javier Reverte contempla los lugares por donde pasó Jack London.
-Y, por último, no es ninguna tontería saber identificar un oso pardo (grizzly) de uno negro, y no sólo por su pelaje.
Por todo ello, en este periodo estival de olas de calor saharianas, te invito, habitante, a viajar al Gran Norte.


video

10 comentarios:

vanesa dijo...

Pues me parece muy buena idea leer sobre paisajes fresquitos, a ver si nos quitamos la calorina con la imaginación...

zetanas dijo...

Muy buen libro. Se disfruta mucho leyendo el viaje y comentarios del autor y ademas enlaza la historia de Jack London y aquellos atrevidos aventureros que se lanzaron a un sueño dorado.

Mithamard Aglarluin dijo...

Pues si quieres vanesa te lo puedo dejar, como bien dijo espita :)

vanesa dijo...

y el préstamo es de un duro como en la biblioteca del pueblo???

Carmen dijo...

Me lo apunto. Que tengo que engrosar mi lista de libros leídos al año, aunque me temo que no llegaré a 50.....

Mithamard Aglarluin dijo...

No tenéis que dar ni un duro, ni euros solo con pedirlo os lo dejo. Además tiene dedicatoria de Javier Reverte

Paloma dijo...

Yo también me lo apunto, que estoy desconectada de la literatura en español. Es que suelo tirar más hacia la mía, que es la americana y la inglesa, a ver si así me pongo al día. Pero voy casi a un libro por semana, no está mal no???

Flor dijo...

Me has convencido, me lo apuntaré a mis lecturas pendientes. Es una lectura muy apropiada para el verano.

Mithamard Aglarluin dijo...

Buenas Paloma. ¿Qué libro anglosajón propones? Pero no en versión original a no ser que sea como mucho juvenil, ya sabes que mi inglés no es muy bueno :S

zetanas dijo...

Lo que estaria bien es hacer como hicieron hace un tiempo, que dejaban libros en la calle y quien queria se los cogia se los leia y los volvian a dejar, pero claro para eso habria que desprenderse del libro y del vinculo emocional que hayas podido crear, lo digo por esa frase que hay por ahi que dice: A book is a friend who never will give the back you.
Yo toy ahora con El peor viaje del mundo, sobre el viaje a Scott al polo Sur, y con estos calores se hace complicado pensar en tan bajas temperaturas :P