viernes, 7 de enero de 2011

LA HISTORIADORA



Título: LA HISTORIADORA
Autor: ELIZABETH KOSTOVA
Editorial: UMBRIEL
Género: HISTORIA / TERROR

La Historiadora representa el debut literario de esta escritora norteamericana que tras casi una década recopilando información eligió la figura histórica de Vlad Tepes ( más conocido como Drácula por Bram Stoker) para centrar su primera novela de terror. Si es que podemos clasificarla así ya que la autora se toma la licencia de mezclar varios géneros y formatos literarios para envolver la hipótesis de que Drácula sigue entre nosotros , o no ¿quién sabe?.

Terror, suspense, ficción, viajes, aventuras...se amalgaman con epístolas,crónicas, diarios etc.
La inserción constante y redundante de estos formatos hacen que el ritmo de la historia sea lento en muchas ocasiones casi como una novela serial del siglo XIX dividida por entregas.
El lenguaje abundantemente descriptivo, modernista y recargado tampoco ayuda a aligerar el proceso narrativo. Aunque por supuesto este estilo está mas que justificado pues la novela se basa en escenas e imágenes impresionistas y aterradoras con el fin de captar la atención del lector al tratarse de una novela de terror.

La Historiadora resulta una novela densa (ya no sólo por su volumen de casi 700 páginas) sino por los puntos antes mencionados. El ritmo acelera o frena dependiendo del formato y el lenguaje usado. Esta irregularidad provoca en el lector que la intriga, primordial en la novela, aumente o disminuya en ciertos momentos sin aviso previo.
La densidad también es causada por el amplio despliegue de documentación aportado por la autora sobre el tema. Un gran acierto para los historiadores aficionados y los arqueólogos literarios, entre los que me incluyo. Sin embargo, esta característica o virtud, según se mire, es un arma de doble filo. Por un lado otorga veracidad al relato pero a su vez reduce el target final del libro a los grandes amantes de la lectura y de la Historia con mayúsculas, entre los que también me encuentro.

Otro aspecto de la novela que hace difícil su compresión es la intercalación de diferentes planos en diferentes momentos cronológicos. Estos planos se entrecruzan en épocas distintas tanto históricas como en la propia edad de los personajes. Y no sólo eso sino también en diversos lugares geográficos:Italia, París, Bulgaria, Rumanía, Hungría...los personajes viajan a lo largo de toda la historia enriqueciendo la novela hasta convertirla en una pequeña guía de viajes.
La excusa de estos viajes es siempre una búsqueda ya sea entre los propios personajes o bien, para encontrar la tumba de Vlad Tepes. Y por supuesto siempre en torno a una joven protagonista en momentos distintos de su vida, joven que no tiene nombre propio como el resto. ¿Esta ausencia es un propósito de la autora para provocar suspense o para ocultar su origen? eso os lo dejo a vosotros.

El uso abusivo de la primera persona puede interpretarse como un acercamiento al lector y hacer la historia más cercana y terrorífica tal vez o tal vez para parecerse más al libro de Bram Stoker. Sea cual sea el motivo, esto puede desconcertar al lector al tratarse de una historia en diferentes planos.

Sobre el argumento poco puedo decir sin destripar la historia sólo diré que las leyendas a veces no son tales y se convierten en realidad pero ¿ es para vosotros esto un acierto? o ¿sería más terrorífico no saber nunca la verdad? Era sólo un apreciación personal.
Algo que me ha llamado mucho la atención es la estética de Drácula en la novela tan alejada de la visión del cine.

La Historiadora es sin duda una gran novela para los que disfrutamos con el simple hecho de la lectura. Y aunque en ciertos instantes me recordaba al Código Da Vinci de Dan Brown no es para nada un libro ligero ni banal. Eso si, no considero que la forma elegida por la autora para narrar la historia sea la más apropiada para mi parecer.
Ya sólo me queda recordaros que si os interesa este personaje histórico, además de leer la novela, tenéis un fantástico resumen de la biografía de Vlad Tepes en el blog. No os lo perdáis.

5 comentarios:

Goizeder Lamariano Martín dijo...

Había visto este libro en las librerías, pero no sabía de qué iba. Aunque el tema me parece atractivo, gracias a esta reseña tan sincera y completa la descarto como posible lectura, si dices que hay tanta descripción y datos históricos, que es tan densa, la dejo pasar, que tampoco se puede leer todo. Un saludo.

Isi dijo...

Bueno, yo lo he leído y me ha gustado en general. Lo que pasa es que me parece que se excede en las descripciones de calles, gente, comida, etc, y que por eso se ralentiza el ritmo. O sea, que le sobran unas cuantas páginas, pero el argumento y la historia es divertida, mezclarlo con Drácula ha sido un acierto y ha cambiado completamente las novelas de vampiros consiguiendo una historia de lo más original.
Pero le sobran páginas (ya lo he dicho, no??) jijiji.

PD: que pusiste el nombre mal: es Bram Stoker.

Icíar dijo...

Leí el monográfico que le dedicaste a VT, y era interesante. A mí la novela de Drácula, no sólo me gustó, sino que me encantó, pero no pretendía ser algo histórico en sí.
No me desagrada lo que cuentas, pero aún así, no creo que la coja, me quedo con saber de qué va este libro que he visto tanas veces en las librerías.
Es que, qué pequeño que es el mundo.
Un abrazo :D

Denisse Cardona dijo...

la verdad de primera intención no me llama la atención, quiero decir si lo hubiera visto en una libreria, a parte que dices de la descripción (me gustan las descripciones necesarias más no exageradas)un besote

Margari dijo...

Leí este libro hace tiempo y recuerdo que no me gustó mucho. Como tú dices abundan las descripciones y datos históricos que ralentizan mucho la trama y en ningún momento terminas de coger el ritmo. Y el final me decepcionó mucho.
Por cierto, el blog me ha gustado mucho así que mis futuras visitas están aseguradas. Felicidades por vuestro trabajo.
Besotes